La boda de Lorena y Fran

El amor entre Lorena y Fran debía venir en la receta médica, porque fue conocerse y la química surtió su efecto. ¡Amor a primera vista!

Se casaron en el Convento Cristo de El Pardo, como homenaje al padre de la novia, y celebraron su boda un bonito día de otoño.

La novia estaba muy guapa con un original vestido vainilla de Pronovias y zapatos color marsala de Titabonita. Colores que sirvieron como inspiración y se convirtieron en los protagonistas de toda la decoración floral de la boda.

Del maquillaje y el peinado se encargaron Nuar Multiespacio. Como complementos llevó un tocado de pedrería de Pepa Ramirez, unos pendientes regalo de sus amigas, y una pulsera de oro y coral en recuerdo a su madre.

El novio estaba muy elegante con un chaqué de Guzmán.

Eligieron un cóctel en la terraza amenizado por la banda de MoonJazz, donde disfrutaron de nuestros aperitivos, para posteriormente cenar en el interior de esta casa solariega. Entre ellos, nuestras famosas croquetas, cucuruchos de langostino y bufett de sushi.

Para la decoración floral de la finca contamos con la ayuda de Botánica24, que como siempre nos sorprendió con su buen gusto. El seating plan hacía un guiño a la profesión de los novios. Diferentes nombres de plantas medicinales para indicar donde debían sentarse los invitados.

Fue una boda de lo más emotiva en la que Patricia Grande supo captar a la perfección cada momento y plasmarlo en estas imágenes que serán para siempre un muy buen recuerdo.

¡Nunca dejéis de sonreír!