La boda de Leticia y Rubén en Monasterio de Lupiana, I

La pedida de mano de Rubén a Leticia fue de cuento de hadas. En la noche anterior a su tercer aniversario de novios, Rubén la sorprendió con un ramo de rosas blancas y dos billetes a París para pasar el día de su aniversario en la ciudad del amor.

Tras cenar en su restaurante favorito, por la mañana viajaron a París donde les esperaba un crucero por el Sena. Ahí y con decisión, sobre el techo del barco, Rubén hincó la rodilla y con un anillo precioso y palabras muy emotivas, le pidió matrimonio.

Justo un año después, en la terraza de The Principal y con motivo de su cuarto aniversario, Leticia también se declaró y le sorprendió con un reloj que a él le encantaba. ¡Siempre recordarán estos aniversarios tan especiales!

La novia confió en Inuñez para su vestido de novia, así como su madre y la hermana del novio que ejerció de madrina.

El vestido, regalo de su abuela constaba de dos piezas. Un vestido en crepe de seda liso por delante con una gran espalda con escote en V y solapas brocadas a juego con la sobrefalda, con abertura a la altura de la rodilla para poder bailar cómoda. La sobrefalda brocada se la quitó junto con el velo para el baile.

Leticia tenía clarísimo el tipo de vestido que quería, y las pruebas con Inuñez y todo su equipo fueron de los momentos más especiales que vivió durante los preparativos.

Decidió llevar dos looks: uno para la ceremonia y otro para el baile. Cada uno con complementos diferentes.

Para la Iglesia llevó unos pendientes de brillantes y su anillo de pedida, diseño de Rubén, ambos de Joyas Victoria en Melilla. Como zapatos y para cumplir el “algo azul” llevó los famosos Hangisi de Manolo Blahnik, sus zapatos preferidos.

Del maquillaje y peluquería se encargó Jesús de Paula de Oui Novias. Un recogido pulido con textura brillante que adornó con una corona de flores y hojas blancas de Olivia y Cloe, y un maquillaje ligero con ojos en tonos grisáceos y labios rojos como protagonistas.

El ramo fue obra de Bukka y estaba formado por peonías cerradas, rosas de pitimini, astilbe y brumia, todo en blanco. Estaba dividido en dos mitades, con los nombres de sus abuelos, y ambas mitades sujetas por un lazo de lino al que iba enganchada una imagen en plata de la Virgen del Carmen, regalo de sus amigas de Melillla, y envuelto por un pañuelo antiguo de hilo hecho por su abuela para el día de su boda. Sin duda, un ramo lleno de significado.

El novio llevaba un chaqué azul marino de Silbon con chaleco vainilla, camisa celeste y corbata azul marino con topitos blancos. Como remate unos gemelos antiguos de dos pesetas antiguas regalo de Leticia.

La ceremonia tuvo lugar el día de la Virgen del Carmen en la iglesia de San Pedro Apóstol de Lupiana en Guadalajara por cercanía al Monasterio de Lupiana, donde posteriormente se celebraría la boda, y porque se adaptaba a las necesidades que buscaban los novios. Una boda alegre y bonita que contó con una soprano a cargo de Músicos de mi boda.

Tanto la llegada de la novia a la iglesia como el trayecto ya casados hasta el Monasterio, fue en un Hurtan Albaycín negro descapotable de Clásicos de Lujo, ya que Rubén es un gran amante de los coches y motos clásicas, incluso coleccionista. ¡Fue todo un acierto!

 

Y como seguro que querréis saber más sobre esta bonita boda que podéis encontrar en el nuevo Telva Novias, os dejamos con el teaser obra de Emotion&Motion.

LETICIA & RUBEN  TEASER from Cardamomo Catering on Vimeo.

Fotos de Encarnación Campanario.

¡Continuará!